Ilusiones Auditivas Por: José Zárate

El cuerpo humano encierra un sinnúmero de reacciones frente a los estímulos del medio, y en muchos casos se da a través de los sentidos: tacto, vista, gusto, oído y olfato cada uno cuenta con unos métodos de decodificación únicos que permiten que, por ejemplo, una serie de químicos que se transportan en el aire se traduzca en el olor de un perfume.

Sin embargo, en algunas ocasiones los estímulos pueden ser erróneamente interpretados en el proceso, dando resultados “ilusorios” que no corresponden del todo a la realidad. Es en este caso, y específicamente para el oído, que hablamos de las “Ilusiones Auditivas”.

Entre algunas destacadas podemos nombrar una especial:

Glissando Sheppard-Risset

El glisando sin fin es una ilusión que consiste en el uso de transiciones (fades) lentos entre salida y entrada de sonidos distanciados por octavas y que varían su altura a manera de glissando.

Esta ilusión ha sido utilizada inicialmente como recurso de investigación de la psicoacústica, para luego convertirse en un recurso creativo para diferentes entornos del audio:

en videojuegos,

en música e incluso en la aclamada “Dunkerque”, en la que Hans Zimmer utiliza esta ilusión como inspiración en la composición del tema principal:

Como sea, el glissando sin fin se ha convertido en una fuente de inspiración para muchas personas, y se puede convertir en un recurso valioso para productores de audio en todo el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *